Los dos acuerdan encontrarse una y otra vez, y durante las citas para el almuerzo y el cine, descubren un afecto mutuo.

Los dos acuerdan encontrarse una y otra vez, y durante las citas para el almuerzo y el cine, descubren un afecto mutuo.

Una mujer documenta su búsqueda del billete de lotería humano conocido como “Sugar Daddy” “Sigo esperando que tarde o temprano, y, seamos realistas, antes sería simplemente perfecto, atraer a un multimillonario que quedará deslumbrado sin palabras por mi enfoque no genérico de esta mierda (parece que me jodo interminablemente por ser yo mismo en todo momento [lo que mi terapeuta ha denominado “autenticidad radical”], a pesar de saber que realmente quieren una fantasía, independientemente de si insisten quieren el “verdadero tú”) “. – Aquí, Maidenfed reflexiona sobre su búsqueda del perfecto sugar daddy. 8. Dos ex chicas de cámara hablan sobre cámaras “La prostitución es la profesión más antigua del mundo y las cámaras son simplemente su encarnación más reciente en esta era digital. Se merece una discusión abierta, una mente abierta y una computadora portátil abierta. ”- Aquí, dos ex camgirls discuten sus experiencias con el trabajo. 9. The Lost Hooker “El mes pasado, me presenté a las 2 pm un miércoles en el impresionante hotel St Regis en Midtown. Muchos clientes (es decir, “papás de azúcar”) no te enviarán sus fotos antes de que los conozcas, por motivos de discreción, por lo que generalmente significa que hay un momento incómodo en la primera reunión en el que tienes que entrar a un hotel o un restaurante, sin saber a quién estás buscando. Soy una pelirroja de 5’10 ”, y usualmente llevo lápiz labial rojo brillante y algo de body-con, así que cuando llego sola a un hotel y empiezo a sonreír a todos los hombres en traje con uno de esos“ ¿eres tú? ” mira, también podría estar sosteniendo un cartel gigante que dice PERDIDA, POR FAVOR AYUDA. ”- Aquí, Claire, una bebé de azúcar / escort, relata un día lleno de acontecimientos con un cliente. 10. Un trío de dominatrix salió mal “Me tomo un momento para procesar mi terrible descuido y Bob ahora también registra la situación.

Nos examinamos a sabiendas y él se excusa. Me siento sola con la lata de Crisco en la cama mientras escucho que se produce una discusión en voz baja. ”- Aquí, la dominatrix Mistress Eva cuenta la historia de un trío marido-domme-esposa que salió mal. ¡Hola! Para enviar su mensaje a nuestra columna de Diarios de trabajo sexual, envíe un correo electrónico a karleyslutever@gmail.com con su propuesta. Escritores cuyo trabajo publicamos se compensa. Comentarios Comentarios brothelcam girlsdominatrixescortsinternational whores daySESTA-FOSTAsextrabajadores sexualestrabajadores de azúcar / ** / .fb_iframe_widget span {width: 460px! Important;} .fb_iframe_widget iframe {margin: 0! Important;} .fb_edge_comment_widget {display: none! Important; } / ** / Comparte la publicación “Slutever on the Talk Easy Podcast” FacebookTwitterGoogle + StumbleUponE-mail Recientemente despotricé sobre mis sentimientos en el podcast Talk Easy, una conversación larga que, gracias a las percepciones sensibles y dolorosas del presentador Sam Fragoso , se convirtió más en una sesión de terapia.Verifique su URL Escuche aquí o en cualquier lugar donde obtenga sus podcasts. – Karley Sciortino Pintura genial de Krishna Bala Shenoi Comentarios Comentarios / ** / .fb_iframe_widget span {width: 460px! Important;} .fb_iframe_widget iframe {margin: 0! Important;} .fb_edge_comment_widget {display: none! Important; } / ** / Comparte la publicación “Esta semana en el sexo: fisting, sexting Lesbianismo de la mediana edad “FacebookTwitterGoogle + StumbleUponE-mail ¿Cómo era ser una trabajadora sexual trans en Nueva York en los años 70?

¿Puede su vida sexual estar centrada en el fisting? ¿Por qué tantas mujeres mayores de 30 años se vuelven homosexuales? Esta y más información (extremadamente importante) en nuestras #news sexuales semanales 🙂 ¡Feliz lectura, putas! Los antidepresivos NO TIENEN que matar tu vida sexual. Este relato de una “vida en el sexo” se lee como un cuento: sobre una pareja que se enamoró del mismo joven, se convirtió en una pareja y luego volvió a ser solo una pareja. Aquí hay una lista de seis películas eróticas que todo el mundo debería ver. Amiga de Marsha P. Johnson, Victoria Cruz cuenta su vida como trabajadora sexual trans en la ciudad de Nueva York de la década de 1970. Los compradores se escandalizaron cuando una exhibición festiva de osos polares en un centro comercial mostraba osos polares a pelo.

Había mucho ruido y pocas nueces sobre el fisting en el diario sexual de este neoyorquino. Sextear puede ser difícil si no tienes habilidad con las palabras. O si tienes habilidad con las palabras, pero tus intentos de volverse poético no son sexys. A continuación se presentan algunos consejos importantes para encender a alguien y cuidar su teléfono celular. Esta animación pintada a mano toma una fecha de Tinder como punto de partida. Advertencia desencadenante: Las mujeres mayores de 30 años se están volviendo homosexuales a un ritmo alarmante;) retroalimentación retroalimentación película eróticafistinggaylesbiansmental healthsex newssextingtindertransgender / ** / .fb_iframe_widget span {width: 460px! Important;} .fb_iframe_widget iframe {margin: 0! Important;} .fb_edge_comment_widget { pantalla: ninguno! importante; } / ** / Comparte la publicación “¿Aplicaciones de bares o de citas? Un análisis” profundo “…” FacebookTwitterGoogle + StumbleUponE-mail La reunión en bares parece arcaica y asquerosa. Pero las aplicaciones son superficiales. Otras mujeres no expertas y yo intentamos finalmente responder al dilema moderno de las citas: ¿bares o aplicaciones de citas? Lea mi última columna Breathless para Vogue aquí 🙂 Comentarios Comentarios casual sexdatingdating appssextinderVogue / ** / .fb_iframe_widget span {width: 460px! Important;} .fb_iframe_widget iframe {margin: 0! Important;} .fb_edge_comment_widget {display: none! Important; } / ** / Comparte la publicación “6 películas sobre la no monogamia que no apestan” FacebookTwitterGoogle + StumbleUponE-mail Desforch para nosotros, zorras interesadas, no hay muchas películas que muestren a personas no monógamas de una manera sensible y dolorosa. o forma matizada. Pero no se preocupe: hemos compilado una lista de seis películas que no retratan las relaciones no monógamas como cultos satánicos (nos vemos, Tom Cruise). Por Troy Michael Bordun.

Con el reciente lanzamiento de Professor Marston while the Wonder Women (dir. Angela Robinson, 2017) – una película biográfica sobre el creador de Wonder Woman, el Dr. William Moulton Marston (Luke Evans), su esposa Elizabeth (Rebecca Hall) y su amante Olive Byrne ( Bella Heathcote): vale la pena volver a visitar algunas películas de ficción entretenidas y estimulantes que presentan relaciones no monógamas. Además, mirar hacia atrás en esta historia es significativo para el presente político, una época en la que los conservadores políticos están librando una guerra contra la sexualidad (por ejemplo, limitando el acceso de las mujeres a la atención médica, resoluciones contra la pornografía, legislación contra el trabajo sexual … la lista sucede). Pero “lo complicado de la no monogamia”, escribe Nathan Rambukkana en Fraught Intimacies: Non / Monogamy in the Public Sphere, “es que tan pronto como empiezas a buscarla, la ves en todas partes”. Esto es ciertamente cierto para la historia del cine. Está lleno de narrativas que presentan la no monogamia: personajes con múltiples intereses amorosos, swingers y una sobreabundancia de trampas, aventuras y celos. Estas películas a menudo presentan la violencia desplegada de manera problemática como un catalizador de la acción y una forma de castigar a quienes se desvían de la norma monógama. ¿Cuántas películas hemos visto en las que las mujeres infieles “obtienen lo que se merecen”? las mujeres celosas son representadas como débiles, estúpidas, frígidas, dominantes o indiscutiblemente locas; mientras los hombres recuperan el control de su masculinidad, esposa y hogar al final de la narración? Si bien esta variedad de no monogamia es un elemento básico de la industria cinematográfica, pocas películas abordan la no monogamia consensual / ética (y mucho menos el poliamor) y, dentro de la pequeña lista proporcionada aquí, incluso menos tienen un final feliz. A pesar de la falta de resoluciones alegres, desearía que hubiera algunas películas más que presentaran la no monogamia que fueran positivas de principio a fin, cinco de estas seis películas a continuación lidian seriamente con la no monogamia, sus méritos y trampas, y preguntan si organizar la vida de uno. de esta manera vale la pena.

Esta no es una lista exhaustiva, pero es un excelente punto de partida para una historia de películas que se acercan a representar algo que se asemeja a la no monogamia consensual / ética. Brief Encounter (David Lean, Reino Unido, 1945) Nombrada como la mejor película romántica de todos los tiempos por los críticos de The Guardian en 2010, Brief Encounter de David Lean, escrita por Noël Coward (considerando su obra Still Life), es un intento temprano de pensar cinematográficamente sobre la no -relaciones monógamas. Narrado en off y presentado como un flashback después de un “breve encuentro”, esta es solo una película sobre la no monogamia consensuada. Laura (Celia Johnson) y Fred Jesson (Cyril Raymond) llevan una vida matrimonial normal, aunque un poco monótona. Lo que me gusta de este melodrama excepcional es su relativa simplicidad: Laura se encuentra con Alec Harvey (Trevor Howard) en una estación de tren después de que se le mete un pedazo de tierra en el ojo y él acude al rescate con un pañuelo limpio. Los dos acuerdan encontrarse una y otra vez, y durante las citas para el almuerzo y el cine, descubren un afecto mutuo. En términos tristes pero amistosos, Laura y Alec finalmente deciden separarse cuando se dan cuenta de que una relación nunca se materializará dadas las circunstancias (dados sus respectivos matrimonios y el nuevo trabajo de Alec en Johannesburgo, Sudáfrica). “El sentimiento de culpa, hacer mal es demasiado fuerte, ¿no es así?”, Pregunta Alec. Se despide por última vez en la estación de tren y esta toma, quizás una de las más famosas de la historia del cine, es retomada por futuras películas, la más reciente en Carol (2015), igualmente magnífica de Todd Haynes. Realmente es después de este adiós final que podemos comenzar a ver los inicios de un enfoque ético de las relaciones. Laura regresa con su esposo llorando; él sabe que algo anda mal, que probablemente ha estado con otro hombre (“Has estado muy lejos”, dice) y, en lugar de obligarla a revelar sus sentimientos o confesar, le brinda un consuelo silencioso. Creo que todos podríamos aprender de Fred aquí: nuestros amantes y socios necesitan nuestro apoyo, no juicio y condena.

Breve encuentro es incuestionablemente rico en patetismo, ¿no hemos estado todos en la situación de Laura y Alec? “Me he enamorado”, observa Laura con tristeza. “Soy una mujer corriente. No pensé que cosas tan violentas pudieran pasarle a la gente común “. La cualidad melodramática de la película, especialmente viéndola en el siglo XXI, es que Laura y Alec carecen del lenguaje y el contexto social para redefinir sus relaciones. Si tan solo estos personajes hubieran nacido unas décadas más tarde, quizás algún tipo de arreglo feliz podría arreglarse por consenso. Jules y Jim (François Truffaut, Francia, 1962) Jules y Jim de François Truffaut, una obra maestra de la Nueva Ola francesa, sentó un precedente para las historias de amor no monógamas. Ambientada en los años anteriores y posteriores a la Primera Guerra Mundial y con la narración en off de Michel Subor, seguimos a Jules (Oskar Werner), un hombre que ama a muchas mujeres pero que se enamora de Catherine; Jim (Henri Serre), un tipo más convencional pero que también ama a Catherine; y finalmente, Catherine (Jeanne Moreau en una de sus mayores actuaciones), que desarrolla un intenso amor y afecto por ambos amigos pero, curiosamente, solo uno a la vez. El amor compartido entre estos tres amigos nunca los divide a pesar de la insistencia de Catherine de que no puede establecerse con Jules o Jim por mucho tiempo. El narrador señala que ella había dicho: “Uno solo puede amar por un momento”. El filósofo Gilles Deleuze observó que películas como Jules y Jim marcaron un punto de transición en la historia del cine. Los personajes ya no se vieron obligados a tomar una decisión, por ejemplo, la elección que Laura debe hacer entre su esposo y Alec. En cambio, varias películas de esta época desarrollaron lo que él llama “el espacio de la no elección”. No hay ninguna opción para los personajes de Jules y Jim, solo indecidibilidad.

Uno de esos ejemplos de la indecidibilidad de Catherine se produce después de un matrimonio y su hija con Jules. Ante este particular cambio emocional y sexual, Jim se preocupa: “¿Qué pasa con Jules?” pregunta, y Catherine responde: “Nos ama a los dos”. Por un corto tiempo, los tres viven felices juntos, y Catherine pasa gran parte de su tiempo con ambos amigos (antes de huir con Jim, luego regresar con Jules, luego un encuentro sexual fallido con Jim, y luego volver una vez más con Jules). Realmente es este breve período de afecto mutuo lo que realmente brilla para una ética de la no monogamia: la amistad es igualmente importante para las relaciones y encuentros felices no monógamos. El amor mutuo, sin embargo, se trunca. Los excesivos movimientos de Catherine entre los amigos son una clara parodia de las elecciones que los personajes deben tomar al final de los melodramas de Hollywood. En un gesto más satírico, las relaciones de ida y vuelta eventualmente pasan factura a Catherine y, en una penúltima escena impactante y humorística, Catherine se arroja a sí misma y a Jim por un puente, se precipita hacia un río y los mata a ambos. Debido a que el final es tan obviamente una parodia, no podemos descartar la inclusión de la película y el trato serio de las personas no monógamas. La relevancia y el impacto de la película son a menudo reconocidos por los directores en las últimas décadas; Después de 1962, todas las películas de ficción sobre la no monogamia, abiertamente o no, rinden homenaje a Jules y Jim. Noche tras noche, también conocida como Alboroto nocturno (Catherine Breillat, Francia, 1979) La provocadora francesa Catherine Breillat llegó a los titulares a principios de abril después de denunciar el #MeToo y llamar a Asia Argento una mentirosa y “traidora” (Argento acusó a Harvey Weinstein de agresión sexual). Si bien los comentarios tontos de Breillat pueden influir en nuestra percepción de ella como individuo, podemos apreciar la fuerza de sus películas.

Noche tras noche, la primera película teatral de Breillat (su primera película, A real Young Girl [1975], no se estrenó hasta 1999), es lamentablemente una historia innecesariamente vaga de los encuentros sexuales extramaritales de Solange (Dominique Laffin) con Bruno, Jim (Joe Dallesando), entre otros. Si bien esta puede ser la película menos conocida del director, y fácilmente la peor, no es menos significativa por su tratamiento matizado de la sexualidad femenina y la descripción de un individuo no monógamo. Solange lucha con su propio deseo, lucha con la dinámica de poder entre ella y sus parejas, y se pregunta si recibir dinero de su marido o follar en una habitación de hotel de una hora hace que los hombres piensen que es una “puta” (follar en un hotel , le dice a uno de sus amantes, es solo un arreglo práctico). Ella plantea cada uno de estos dilemas intelectuales con su esposo y amantes también. Breillat encuentra aquí su estilo visual y narrativo y este estilo permite a los personajes transmitir sus sentimientos sobre los deseos sexuales y la no monogamia y nos ayuda a comprenderlos. En el lado auditivo, escuchamos el monólogo interno de Solange expresado en voz en off, y se emplea un acompañamiento musical escaso (la música es del gran Serge Gainsbourg) para permitirnos sentir la fuerza de las palabras y el silencio. Visualmente, vemos las expresiones de Solange de cerca, vemos la cercanía o las distancias entre los personajes en tomas medias, y Breillat no rehuye la desnudez, lo que le da a estas escenas una mayor sensación de realismo. Breillat explorará con más éxito temas de género, sexualidad y carnalidad en su magnífico período medio, desde Perfect Love (1996) hasta Anatomy of Hell (2004). Pero mi aprecio por esas películas posteriores no pretende descartar Noche tras noche: la película es un excelente comienzo para la carrera de Breillat y, en esta breve historia de películas sobre la no monogamia, no debe pasarse por alto. “Me follo a quien sea”, le dice Solange a su esposo y posible amante al comienzo de la película.

Una poderosa afirmación del deseo sexual de una mujer, por decir lo menos. Trío (Andrew Fleming, EE. UU., 1994) Debido a un error administrativo en la Universidad de California en Los Ángeles, el estudiante de primer año Alex (Lara Flynn Boyle, de Twin Peaks [1990-91] y Wayne’s World [1992] fama) es colocado en un dormitorio. con Stuart (Stephen Baldwin) y Eddy (Josh Charles). Eddy proporciona una narración en off a lo largo de la película y, al igual que Breve encuentro, la historia se presenta como un flashback. Desde el principio, esta comedia romántica subestimada muestra a sus personajes en desacuerdo con las normas sociales. En la secuencia de apertura, Eddy habla de la “desviación” mientras camina en contra del flujo del tráfico de estudiantes. Sus reflexiones y su caminar en la dirección equivocada se hacen eco de una escena similar en una de las películas más conocidas sobre el amor y el sexo transgresores, In the Realm of the Senses (1977) de Nagisa Oshima. De manera similar, en la película de Oshima, dos amantes se liberan de los grilletes de las costumbres sociales para perseguir su deseo ilícito.

En una secuencia memorable, Kichi camina en contra de la marea de soldados japoneses movilizados, colocándolo fuera de este momento significativo en la historia, a saber, la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Además de esta referencia indirecta a Oshima, el director Andrew Fleming, mejor conocido para su película de culto de los noventa The Craft (1996), reconoce la influencia de Jules y Jim al hacer que Eddy vea la obra maestra de Truffaut en su clase de cine. A diferencia de Jules y Jim, el triángulo amoroso de Eddy agrega un giro: Stuart quiere a Alex, Alex desea a Eddy, pero Eddy se siente atraído por Stuart. Para que puedas mantener algún tipo de normalidad, los compañeros de cuarto aceptan seguir siendo amigos. Pero la premisa de Threesome es que la amistad, el romance y el sexo (tensión sexual) no necesitan ser independientes entre sí. Los tres amigos coquetean, se tocan, se abrazan y se bañan juntos; Intercambian miradas y miradas y, a veces, hacen comentarios espontáneos sobre la relación entre ellos. (Más tarde, un chapuzón casi se convierte en sexo antes de que los amigos sean interrumpidos por una pandilla de escolares cristianos.) Su atracción mutua tarde o temprano se vuelve autodestructiva. Los hombres se ponen celosos del amante de Alex, Larry, y ninguno parece querer una relación fuera del trío. La tensión alcanza un punto de inflexión al final de la película mientras los tres tienen sexo apasionado con Alex tomando la posición de cuchara del medio. Stuart, una representación hiperbólica del hermano de la universidad, le permite a Eddy acariciarlo suavemente en el muslo y le devuelve el favor. Después del sexo, sin razón aparente, los tres amigos se separan. Cada uno va por caminos separados pero, como Eddy narra durante un montaje sumario un tanto incómodo de la amistad, tiene buenos recuerdos de ese primer año de universidad. Tres (Tom Tykwer, Alemania, 2010) Los sentimientos de aburrimiento y estancamiento son a menudo razones para abrir una relación con amantes y socios externos. En Three, una pareja de 40 y tantos sin hijos y sin sexo (Hanna, interpretada por Sophie Rois, y Simon, interpretado por Sebastian Schipper) se enamoran del mismo hombre. Inicialmente, la aventura se mantiene en secreto, como tantas historias de amor. Una vez que se revela la aventura, los personajes tienen un momento revelador: su matrimonio no tiene que disolverse, pero puede expandirse para incluir a Adam (Devid Striesow).

Una vez más, tenemos la historia de tres personas, la bisexualidad presentada en serio y las alternativas a la monogamia que no resultan en algún tipo de muerte espantosa. Si bien la película evita que sus personajes piensen en términos exclusivamente monógamos, no son capaces de producir un lenguaje que incluya el poliamor, un rasgo común a todas las películas de esta lista. Sin embargo, tres podrían darnos un final feliz, ya que los tres tienen sexo apasionado (aunque bastante aburrido). En esta secuencia final, la tríada sin hijos está embarazada y aprecio la audacia de Tykwer al presentar a una mujer embarazada en un escenario sexual. En la toma final de la película, y a diferencia del sexo en Trío, un hombre (Simon) es la cuchara del medio. La cámara se inclina hacia arriba y deja a los tres desnudos en una cama blanca en una habitación blanca prístina y vacía, claramente fuera de la realidad. Quizás Tom Tykwer desee sugerir que el placer en una relación no monógama solo puede ser una fantasía… The Overnight (Patrick Brice, EE. UU., 2015) Para la economía narrativa, los personajes no monógamos en las películas tienen un límite de tres o dos parejas. The Overnight, una comedia frustrante producida por Jay (puede que lo conozcas como Josh Pfefferman en Transparente) y Mark Duplass (más conocido por Creep), presenta a este último. una familia convencional compuesta por Alex (el siempre adorable Adam Scott), Emily (Taylor Shilling de Orange es la fama de New Black) y su hijo pequeño RJ se van a Los Ángeles desde Seattle. Conocen al moderno Kurt (Jason Schwartzman) y también están invitados a cenar en la casa que comparte junto con su esposa Charlotte (Judith Godrèche) y su hijo. La noche se convierte en una larga seducción después de que los niños se acuestan.

La película nos alinea debido a la pareja “normal”, ya que Kurt y Charlotte aumentan su comportamiento excéntrico y demuestran su espíritu libre. Alex y Emily deberían beber más vino y relajarse: ¡es LA! La calidad frustrante de la película es la representación de la pareja balanceándose: Kurt es simultáneamente “ridículo y espeluznante”, sugiere Sara Stewart del New York Post, y Charlotte parece completamente loca por el sexo.